Día 08: Crochetina Fieltropulina

Crochetina FieltropulinaBueh, tan contenta que estaba por la primera semana de Crochetinas, y ayer no hice a tiempo a publicar la Crochetina en el blog. Primer tropezón, aunque no tanto porque la muñequita estaba hecha y terminada, y mis fieles seguidores de Facebook pudieron comprobarlo.

No me voy a extender demasiado en este post atrasado, porque después tengo que subir también la Crochetina de hoy. Así que sin vueltas ni verborragia innecesaria, les presento a Crochetina Fieltropulina

El nombre es un verdadero trabalenguas, pero combina dos características de esta muñequita pseudo coya altiplanera. Por un lado, tiene un intento de decoración hecha con fieltro. En realidad, compré la aguja de enfieltrar y no tenía idea de cómo usarla. Tampoco tenía ganas de buscar instrucciones en Internet, estaba más bien ansiosa por ponerme a pinchar directamente.

Así que busqué en mi arsenal de materiales acumulados por siglos un poco de paño lenci, que es una especie de fieltro esponjoso y feo que conseguimos en mi país y que no sirve para hacer esas cosas preciosas que podemos ver con el fieltro más delicado, compacto y finito que venden en otros lados.

Tenía mucho paño lenci, vaya yo a saber para qué lo habría comprado, probablemente alguno de mis proyectos inconclusos o, mejor dicho, jamás comenzados. Recorté un corazoncito, lo apoyé sobre el cuerpo de la Crochetina y lo empecé a pinchar con ganas. No tenía previsto que lo pequeño se iría deformando y estirando… y el “corazoncito” terminó en “especie de corazonzote” e inmediatamente me vino a la mente el recuerdo del Chapulin Colorado. Y de ahí la segunda influencia en la elección del nombre de esta Crochetina. 🙂

Fotos de Crochetina Fieltropulina

(Se puede hacer clic sobre las imágenes, para verlas más grandes)

Lo bueno de este proyecto es que me asombra lo “terapéutico” que puede ser el crochet (y supongo que con otro tipo de actividades manuales debe pasar lo mismo). Casualmente estaba leyendo un artículo con los beneficios de tejer al crochet, y uno de los más importantes es que ayuda a levantar la autoestima. Si logro eso con las Crochetinas, podríamos hablar de un verdadero milagro 🙂

Supuestamente, el crochet es una de las mejores manualidades para hacer cuando queremos aumentar la autoestima. O construirla desde cero, como es mi caso. Motiva a tomar pequeñas decisiones que para muchas personas pueden ser boberías, pero ayudan mucho a los que andamos un poco perdidos: elegir tipos de lana, colores; aprender nuevos puntos y sentir la satisfacción de aplicarlos, terminar un proyecto… Todo eso sirve para sentir un poco de orgullo e impulso para seguir concretando otros proyectos cada vez más ambiciosos.

¡Y ni habar de lo gratificante que es recibir comentarios alentadores cuando la gente ve lo que hacemos y nos dice que les gusta! ¿A ustedes qué cosas los hacen sentir bien? ¿Tienen alguna actividad preferida que los ponga de buen humor y les de energía para hacer sus actividades diarias? La actividad física suele ser excelente para eso, por eso quiero compartir con ustedes una duda que apareció circulando por Facebook y Pinterest el otro día:  “¿Si tejo suficientemente rápido, se considera una actividad aeróbica?” 🙂

Hasta mañana (o hasta dentro de unas horas, en realidad),

Guillermina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s